10.1.13

Relato 1 - Dos figuras yacentes


Tras la desmantelar la red de prostitución en la que Brian se encontró inmerso y devolver a este hijo pródigo a su casa, la situación para el joven no resultó mejorar mucho mas frente a la que había vivido meses atrás. Su hermano Sven había sido detenido como cómplice en dicho entramado ilegal y poco después se conocería que su implicación habría sido mayor. Ello provocó que a escasos días del juicio se suicidara.
Brian adoptó la identidad de Sebastian  semanas después de su llegada a casa, cuando su mellizo Berg decidió retomar sus estudios y volver a la ciudad.
Este retazo pertenece a esa etapa en la que el joven aún era consciente de qué había ocurrido y quien era y en la que mantenía su interés por la escritura y plasmar aquello que se le pasaba por la cabeza, aún a pesar de su desbordante énfasis (dato que denotaba lo joven que era).
.
.
.


El petróleo corre por mi garganta de forma vertiginosa hasta hacerme vomitar.

Vuelvo a temblar una vez más. La piel perdura húmeda tras las últimas lágrimas.


Siento mi sien palpitar, me arden los ojos.  No he conseguido dormir en estos días.
Me es imposible entrar en la cama.
Las sábanas han acabado ennegrecidas por la fricción de las colillas y el colchón continúa duro.

Las humedades que deforman el techo con angostas formas, retorciéndose, ansían deshacerse del hormigón y la oscuridad  hasta llegar a mí y tragarme, ahogarme en la culpabilidad.

El sonido de la noche se filtra entre las grietas: coches, luces de neón impregnadas con el aroma a asfalto podrido,  restos de cristales, sangre y alcohol.



Pienso que, quizás esta noche, se romperá todo.




Se destrozarán los muebles, las astillas estallarán contra mi cuerpo, los aviones colisionarán en el cielo y ante el sufrimiento vertido sobre los muelles oxidados y el látex consumido, mis vértebras abrirán la piel desgarrando y derritiendo la sangre.
Deslizaré los órganos y músculos hasta deshacerme de esta carne marchita, de este cuerpo magullado que me produce bochorno, que me hace retorcerme y me concibe como una criatura despreciable.


(Frases abocetadas y tachadas, inleíbles. Manchas de tinta)


Quiero polietileno. Pastillas de cal.

Quiero beber plástico, arrancar todo esto…

No puedo seguir soportando este peso.




No puedo. Este. Peso.



.
.
.





.
.
.

He querido rescatar este fragmento que escribí hace tres años pues me ha resultado interesante ver el desarrollo del personaje de Sebastian a lo largo de su historia y cómo a pesar de lo que pueda parecer, sí sufrió y llegó a exteriorizarlo a su manera. Además, los relatos en primera persona siempre me han gustado y tras admirar la proliferación de interesantes escritos como los de Torako, qué menos que dejar algo también de ese ámbito por aquí. 

Sé que prometí dos galerías que aún no han visto la luz y  no me he olvidado de ellas, pero estas vacaciones he tenido poco tiempo libre que dedicar al hobby y salvo cambiar la imagen de cabecera del blog he hecho poco más. ¿Os gusta la nueva imagen?

Espero poder relajarme y ponerme al día con estos temas en unas semanas, cuando me quite de encima los exámenes de fin de semestre. ¡Un saludo a los nuevos y antiguos seguidores y siempre muchas gracias por leer <3!





3 comentarios:

  1. O_O Madre mía... No sé ni qué decir, me pondría a comentar cada frase. El detalle de las manchas de tinta ilegibles me ha parecido impresionante, me ha metido de cabeza en la situación.

    Esta frase me ha encantado: "Pienso que, quizás esta noche, se romperá todo." Es de una simpleza sintáctica y gramatical abrumadora, yo he tenido que parar de leer para asimilarla, y luego ya continuar.

    Y cuando se describe a si mismo... no sé, he entendido por qué crea a Sebastian. Esto ("Deslizaré los órganos y músculos hasta deshacerme de esta carne marchita") me ha recordado a la metamorfosis del gusano en la mariposa, y he recordado las fotos de Sebastian de espaldas con el tatuaje.

    Una pasada, espero que tengas pronto tiempo de escribir (o rescatar) más cosas.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los relatos en primera persona, sobretodo cuando consiguen contagiarte las emociones del personaje, como es tú caso. Muchas felicidades.

    Por cierto, me gusta la nueva imagen de cabecera. Mucho ánimo con los exámenes!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!!!
    Acabo de descubrir tu blog y me encanta.
    Estoy empezando y me gustaria que me siguieras.
    Loslibrosyolga.blogspot.com.es
    Gracias.

    ResponderEliminar